Las funciones del auxiliar de farmacia

 

Estudia y conviérte en Auxiliar de Farmacia

El trabajo de auxiliar de farmacia es una de las numerosas profesiones al servicio de los usuarios en las que el profesional necesita tener unos sólidos conocimientos teóricos y también prácticos a la hora de desempeñar sus tareas de manera resolutiva y eficaz, y en las que cualquier error puede ser crucial en la vida de otras personas. Así, de su buen trabajo depende en gran medida el bienestar de los demás. De ahí también que esta profesión del ámbito sanitario se rija por rigurosos protocolos que establecen los procedimientos a seguir en el desempeño de cada una de las acciones laborales de estos profesionales.

El cometido del auxiliar de farmacia es el de apoyar el trabajo del farmacéutico, ayudándole y facilitando su labor diaria de servicio al paciente. Entre las tareas en las que el auxiliar de farmacia puede acompañar al profesional farmacéutico están las de información al paciente sobre los distintos medicamentos y su uso apropiado, la selección de medicamentos, recepción y envío de recetas, elaboración de preparados, manipulación de medicamentos e instrumental médico, entre muchas otras tareas.

Así, el profesional debe estar correctamente cualificado y preparado, mediante cursos y formación complementaria en esta rama, para atender todas las necesidades de los pacientes que puedan surgir en su día a día, ya sea de cara al público o encargándose de otras labores indirectas de servicio a los usuarios, secundando las labores del profesional farmacéutico con el que colabore en cada momento. Este trabajo, además de vocacional en la mayoría de los casos, requiere pues gran rigurosidad, así como buena disposición para seguir formándose continuamente con el fin de estar siempre al día en el desempeño de las labores en este campo.

Descubre también todo sobre cursos de fisioterapia en: cursosfisioterapia.net